La berenjena y la gastritis

La berenjena y la gastritis

La berenjena es un alimento sano, rico en vitaminas, bajo en grasas y muy versátil en la cocina hispana. No obstante si actualmente sufres de gastritis probablemente tendrás muchas dudas con respecto a qué alimentos puedes comer padeciendo esta enfermedad. ¿Puedes comer berenjena si tienes gastritis? En este artículo resolveremos la interrogante.

Si es tu caso, en este artículo conocerás las propiedades de esta verdura y resolverás la duda de si hay una relación directa en su consumo y el aumento de los síntomas de la enfermedad o si por el contrario será beneficiosa para ti y te ayudará a superar los síntomas de la enfermedad.

La berenjena y sus propiedades

La berenjena es una verdura muy baja en grasas ya que gran parte de ella (aproximadamente un 90%) ésta compuesta por agua.

Así mismo es un alimento liviano y de fácil digestión.

De igual forma este vegetal proveerá a tu organismo de gran parte del calcio, fósforo, magnesio y hierro que necesitas diariamente para nutrir tu cuerpo.

También es rica en potasio y antioxidantes que ayudan al organismo a combatir los radicales libres que generan daño celular.

Otro aspecto interesante es que la berenjena también es fuente de vitamina C, vitamina muy importante para ayudar a fortalecer el sistema inmunitario.

Sin embargo los alimentos que aportan vitamina C también poseen cierto carácter ácido que repercutirá en el aumento de los síntomas de la enfermedad.

Pero a pesar de sus propiedades ácidas, la berenjena si se cocina y se consume de forma adecuada, será más beneficiosa que nociva cuando se padece de gastritis.

Cómo comer la berenjena si se tiene gastritis

En primer lugar, para consumir esta verdura a presentar un cuadro de gastritis y no aumentar los síntomas de la enfermedad, solo debes disminuir sus propiedades ácidas antes de comerla.

Podrás reducir el ácido de la berenjena a través de un proceso que en realidad es muy fácil de realizar.

Lava y corta el vegetal antes de proceder a cocinarla y consumirla, luego debes dejarla reposar completamente sumergida en agua con sal unos 15 a 20 minutos.

Pasados los 15 minutos notarás que el agua tiene un tono morado. Elimina el agua, lava nuevamente los trozos e intenta exprimirlos de forma delicada en el proceso de lavado para ayudar a drenar sus ácidos.

Luego repite el proceso una vez más y finalmente vuelve a colar y a lavar la berenjena.

Finalmente cocínala de la forma que gustes y el fuego se encargará de eliminar el resto de sus componentes ácidos.

Como has podido notar el clave está en no consumir la berenjena cruda si padeces de gastritis, además es necesario realizar el proceso de eliminación de sus ácidos antes de cocinarla.

Este proceso no solo será beneficioso si padeces de gastritis, también ayudará a que la berenjena tenga un sabor más agradable.

Aun así te recomendamos consumir alimento no más de 2 veces a la semana si los síntomas de la gastritis son muy severos.

Del mismo modo en nuestra sección de recetas para gastritis podrás conocer una variedad de platillos con berenjena perfectos para quienes sufren de gastritis.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *